Albergando un nexo a las creencias africanas

Las divinidades son seres con una imprescindible importancia para todo profesional en el arte de la videncia, permitiendo la realización de rituales de gran poder, tomando por ejemplo a la mujer de Obbatala, Yemanyá cuyos tributos y mancias son de utilidad en las mancias de limpieza, la suerte y la fertilidad.

Yemanyá, la orishá de los mares y la mujer de Obbatala

El mercado de las artes esotéricas comprende un extenso número de profesionales con una amplitud de destrezas, orientadas a dones sobrenaturales utilizados en diversos ámbitos, ofreciendo mejoras en los mismos a través de la implementación de rituales o mancias en sus trabajos.

La santería, en concreto la yoruba y el candomblé, engloban uno de los elementos de mayor utilización en rituales y amarres, donde profesionales implementan tan vitales mancias en atribución a divinidades pertenecientes a estas creencias, tomando por ejemplo a Yemanyá, la mujer de Obbatala.

Perteneciente a una variedad de creencias y religiones, sobresaliendo las africanas y el catolicismo, Yemanyá es una divinidad con un fuerte parentesco al mar, además de sus destrezas en las relaciones sentimentales, la fertilidad, y la unificación familiar.

Con una amplitud de elementos que hacen mención a esta divinidad, Yemanyá es una orishá o deidades cuya creación es atribuida a Olorun, simbolizando cada uno de estos seres de carácter divino un elemento perteneciente a la naturaleza, siendo Yemanyá portadora del don de los mares.

Equivalente a ciertas divinidades del catolicismo, esta deidad tiene un extenso reconocimiento, proveniente de creencias africanas occidentales, y otros países. Yemanyá es una deidad de gran valor para profesionales como Alicia Collado, en la utilización de rituales de limpieza, ahuyentando cualquier mal augurio.

Con una destreza perteneciente a las relaciones sentimentales, fertilidad, la suerte y además la unificación familiar. Los rituales en tributo a Yemanyá, tienen como condición imprescindible la realización de estas mancias en ríos o mares en cada uno de ellos.

En el mercado de la videncia y el ocultismo, Alicia Collado recomienda la utilización de una limpieza y recurrir de este modo a la bendición otorgada por Yemanyá, ahuyentando de este modo nuestro entorno de malos presagios, y permitiendo una mejor eficiencia en rituales posteriores.

Un obsequio altamente apreciado por esta deidad, es el tributo por medio de frutas y otros elementos pertenecientes al mar, dejando estos regalos en una barca, de modo que si regresa sin contenido alguno hemos de considerarnos bendecidos.