Como se cambia la bomba de agua

Es vital tener en cuenta que la bomba de agua permitirá que tengas un siempre una temperatura óptima de operación en tu vehículo. Para comprar a los mejores precios te recomiendo visitar piezasdesegundamano, y encontrarás los recambios de segunda mano de la más alta calidad del mercado.

Sin embargo, muchos conductores prefieren cambiar la bomba de agua por su cuenta para ahorrar dinero. Por esto, hoy te traigo algunos consejos útiles para que lo hagas de una forma correcta y que tu coche quede funcionando como nuevo.

Consejos para el cambio de la bomba de agua

Es necesario tener en cuenta que para el cambio de la bomba de agua puedes llevar el coche a un taller y allí se encargarán de todo. El coste en estos casos suele ser el principal inconveniente, porque puede llegar a ser de hasta 1000 euros, lo que hace que en muchas ocasiones no quieras pagarlo.

Al comprar una bomba de agua en un desguace estarás gastando menos de 160 euros, y puedes montarla por tu cuenta para ahorrar el dinero de la mano de obra. En estos casos, debes fijarte muy bien en el procedimiento a seguir que será el siguiente:

Baja la bomba rota

Es necesario bajar la bomba de agua rota para que puedas colocar la nueva en su lugar, pero para ello debes tomar precauciones. Asegúrate de que el coche esté completamente frío, y si está elevado será mucho mejor, porque así evitarás accidentes y podrás tener un proceso de drenado más eficiente.

Procede a drenar el líquido refrigerante del sistema de refrigeración, cuando termines debes desconectar las mangueras de la bomba. Después debes continuar quitando los tornillos de fijación, y retirar la bomba de tu motor, dejando la zona completamente limpia.

Instala la bomba de repuesto

Es necesario comprobar que la bomba que quitaste sea del mismo modelo exacto que la que vas a instalar para evitar problemas de incompatibilidad. Instala la bomba colocándola en su lugar con los tornillos de fijación y conecta las mangueras de la misma.

Será el momento de rellenar el sistema con líquido refrigerante y asegurarte de que no exista ningún tipo de fuga. Una vez verificado, debes encender el coche para purgar el sistema y sacar el exceso de aire, para rellenar el faltante con líquido refrigerante. Por último, debes asegurarte de dejar el coche en reposo por lo menos durante 4 horas antes de volver a utilizarlo.