Conoce cuál es el objeto social de una sociedad limitada

Toda empresa debe formarse y constituirse con ciertos criterios que no pueden faltar, entre ellos destaca el objeto social de una sociedad limitada; es decir, a qué se dedicará dicha empresa cuando comience a ejercer sus procesos y negocios.

Este objeto debe ser determinado con claridad y ser redactado de acuerdo a los intereses de los socios y el negocio que se quiera realizar; además, es importante tener en cuenta las legislaciones que se encargan de regir las acciones de la empresa.

¿Qué reglas se deben tener en consideración?

Como en toda empresa, el objeto social de una sociedad limitada no se escapa de varias reglas o aspectos importantes que no deben ser pasados por alto, todo esto por el bien de disfrutar de una sociedad apta y eficaz; estas reglas son:

*Comprobar incompatibilidad: Esto se refiere a que, si la empresa se dedicará a un rubro o actividad en específico, las demás actividades laborales que no estén relacionadas deben quedar excluidas de sus operaciones.

*Verificar profesionalismo: Algunas actividades deben ser desarrolladas solo por profesionales capacitados para estas; un ejemplo común es el de las actividades de construcción, que solo pueden ser realizadas por personas capacitadas.

*Confirmar licites: Esto se refiere a que el objetivo de la empresa no puede dedicarse a ninguna actividad delictiva; además, sus funciones deben ser claras y concisas y no deben ser genéricas o querer abarcar muchos rubros.

*Corroborar supeditación: Es importante comprobar que la actividad no estará sujeta a ningún tipo de legislación o autorización que deba ser tramitada para funcionar correctamente; de esta manera el ejercicio de la empresa queda parcialmente libre.

*Definir representación: El objeto debe ser fácil de reconocer y de hacer concluir de que tratan los procesos de la empresa, en ares de que los futuros clientes no tengan ninguna dificultad para realizar actividades con esta.

¿En qué consiste la redacción del objeto social?

Como se nombró anteriormente, el objeto social de una sociedad limitada debe ser redactado con claridad; para lograr esta redacción de manera inequívoca, es necesario identificar perfectamente cada una de las actividades realizadas por la empresa.

El código CNAE podrá ser de ayuda para que los socios puedan determinar sus actividades con las palabras adecuadas, de esta manera no existirán problemas de ningún tipo al momento de registrar el nombre de la empresa y dichas actividades o rubro.