Que tan malo es el picado de biela en el coche

Los problemas del coche nunca son bienvenidos, pero algunas averías son más temidas que otras, como sucede con el picado de biela. Para comprender la magnitud del daño que causa, es preciso conocer un poco el funcionamiento del motor.

Los motores de ignición requieren de una explosión de la mezcla de aire y combustible, la cual se da cuando el pistón finaliza su recorrido al llegar a la parte superior del interior del cilindro; desde allí es empujado por la expansión de los gases que resultan del proceso. Esto es lo que genera el movimiento del motor para que el vehículo pueda circular.

Por su parte, se dice que hay un picado de biela cuando se suscita un mal funcionamiento de ese procedimiento. En sí, ocurre si el proceso de combustión se da muy pronto, provocando que el pistón sea enviado hacía abajo antes de haber completado su recorrido hacia arriba. Esa bajada forzosa del pistón es como si recibiera un martillazo que no lo dejará subir y, aunque es un golpe fuerte para dicha pieza, la peor parte se la llevan los casquillos, bielas y el cigüeñal, los cuales podrían torcerse o partirse.

¿Por qué sucede el picado de biela?

El picado de biela puede generarse por diversos motivos, los más comunes son:

  • Juntando las condiciones incorrectas, como consumir gasolina de bajo octanaje, no ajustar el avance del encendido y que se acumulen depósitos de hollín dentro del motor.
  • Mala graduación del encendido, lo que ocasiona que la chispa se genere demasiado rápido y se desencadene el picado.
  • Cargar combustible de mala calidad adelanta la explosión, incluso antes de que se produzca la chispa.
  • Mezcla aire – combustible muy pobre, que aumenta la temperatura en los cilindros y eso la hace inflamarse antes de lo debido.

Los vehículos a partir de los 90, suelen traer sensores para detectar el picado de biela. Al percibirlo, la centralita ordena un enriquecimiento de la mezcla para la ignición según lo que sea necesario y así disminuir la temperatura alcanzada en la cámara de combustión y que no se autoencienda. Cuando se trata de motores diésel, el picado de biela surge por defectos, problemas de presión en la inyección, desgaste de los inyectores o bujías incorrectas (como por ejemplo, que su grado térmico no sea el apropiado).

El riesgo del picado de biela puede ser peor en un todoterreno, debido a las situaciones que suelen enfrentar estos vehículos, como terrenos escabrosos, pendientes empinadas, etc. Por ello, es perentorio repostar combustible de calidad, aplicar el mantenimiento correspondiente y estar atentos a los síntomas que muestre el coche para evitar inconvenientes. Para las reparaciones es posible adquirir los repuestos en un desguace 4×4, y ahorrarse así mucho dinero.